Blog

Camaleo / Formación  / Definiendo indicadores
Comment définir de bons indicateurs

Definiendo indicadores

Los donantes, pero también nuestra base social y, por supuesto, las personas destinatarias de nuestras acciones nos exigen mostrar la eficacia de nuestra acción de la manera más rigurosa y objetiva. Más allá de las exigencias externas y de la credibilidad, indicadores correctamente definidos nos permiten igualmente evaluar la calidad de nuestro trabajo, y corregirlo si es necesario. En este artículo encontraréis algunas claves para ayudaros a definirlos y utilizarlos en el diseño de vuestros proyectos, evitando por supuesto los errores más comunes.

¡Empezamos!

¿Qué es exactamente un indicador?

Un indicador es un factor o una variable determinada de manera objetiva que se utiliza para  medir de manera fiable los cambios o progresos obtenidos en el cumplimiento de los resultados y objetivos establecidos.

Los indicadores deberían responder a las siguientes características:

  • Fiables: Medibles de manera constante en el tiempo y de la misma manera sea cual sea el observador (por eso se habla también de IOV, Indicadores Objetivamente Verificables).
  • Precisos: Tienen que poder ser acotados de manera clara a través de datos cualitativos o cuantitativos
  • Oportunos: Los indicadores deben dar una medida clara de los cambios que, razonablemente, pueden atribuirse al proyecto.
  • Deben poder ser verificados a través de diferentes fuentes, entre las cuales deben incluirse fuentes externas (datos gubernamentales, de Naciones Unidas u otras fuentes de prestigio y credibilidad)

A evitar: Los errores clásicos

  • Demasiados indicadores: Tenemos que tener en cuenta los recursos de que disponemos en nuestra organización para realizar la recogida y seguimiento de los indicadores. Los indicadores deben por supuesto ser suficientes en cantidad y variedad para permitir determinar el alcance de los cambios pero evitando que nos obliguen a un trabajo excesivo en relación a su utilidad. Incluir únicamente los necesarios para realizar esa medición, los más relevantes.
  • No incluir un análisis de la situación inicial (línea de base): ¿Si no sabemos de dónde partimos cómo sabremos si habremos alcanzado lo que queríamos alcanzar? Si los datos de partida no están disponibles habrá que realizar una recogida inicial de datos antes de la puesta en marcha de la intervención. A nivel comparativo pueden ser útiles las normas o estándares reconocidos como por ejemplo los recogidos en el proyecto Esfera, o los que nos puedan dar otras organizaciones.
  • Indicadores vagues y difíciles de medir como por ejemplo « mejora en el bienestar de la comunidad » ¿Cómo se mide y demuestra esta mejora? Es conveniente trasladar este concepto a elementos más concretos y medibles como por ejemplo la tasa de desempleo, la tasa de mortalidad, el incremento del gasto medio por familia, etc.
  • Indicadores sin relación directa con los objetivos del programa o dependiendo de otros factores que el proyecto no aborda. Por ejemplo: ¿seríamos verdaderamente capaces con nuestro proyecto de disminuir la tasa de desempleo a nivel nacional, o de generar cambios en la legislación?
  • Datos imposibles de verificar: Puede ser que algunos datos nos puedan parecer perfectos para demostrar lo que hemos logrado, pero ¿podremos obtenerlos? Pueden existir por ejemplo problemas de confidencialidad, o de acceso que pueden variar según el contexto o la cultura. En otros casos los datos pueden ser imposibles de obtener de manera desagregada para responder a las necesidades de seguimiento, por ejemplo por sexo o edad. Hay que tener en cuenta también los elementos culturales, verificar si se utilizan los cuestionarios su adecuación al contexto y la no-generación de malentendidos, etc. Al igual que los objetivos de un proyecto, los indicadores deberían, en la medida de lo posible, ser definidos en colaboración con las personas destinatarias de la acción.
  • Incluir aspectos transversales en el proyecto sin reflejarlos en los indicadores; es un error bastante común, por ejemplo, incluir componentes de género en el objetivo o en los resultados y no desagregar los indicadores por sexo, lo cual es una incongruencia.

 

¿Cómo medirlos?

No podemos olvidar incluir en nuestro proyecto las fuentes de las que obtendremos los indicadores; idealmente estas fuentes deben ser contrastadas y fiables, por ejemplo, incluir únicamente datos de un determinado gobierno puede tener un riesgo de manipulación política de los mismos. Se recomienda en la medida de lo posible combinar las fuentes externas con las fuentes internas, por ejemplo encuestas de seguimiento (atención porque la realización de estas encuestas implica invertir tiempo y recursos, además de requerir de una determinada capacidad técnica). Es también perfectamente posible sub-contratar estas acciones. Al igual que no es recomendable que las fuentes sean únicamente externas, tampoco lo es incluir solamente datos obtenidos a nivel interno ya que su objetividad y exactitud podría ser cuestionada. Lo mejor es siempre que sea posible incluir la mayor variedad de fuentes posible.

Tipos diferentes de indicadores

  • De actividad, resultado o impacto. Existe una tendencia natural a definir indicadores de actividad ya que es lo más sencillo. Estaremos sin duda tentados de medir el éxito de un proyecto de formación profesional por el número de personas que han asistido a las formaciones. Sin embargo, este indicador no nos aporta realmente nada sobre el efecto real de nuestro proyecto. Es necesario ir un poco más lejos y tender a medir el impacto, por ejemplo, determinando el porcentaje de personas que después de asistir a esa formación acceden a un empleo estable y remunerado en un plazo no superior a tres meses después de finalizada la formación. En la mayor parte de los casos definir indicadores de actividad resultara poco útil.
  • ¿Cualitativos o cuantitativos ?Aunque resulte más sencillo definir indicadores cuantitativos es importante combinarlos con indicadores cualitativos. De este modo, podríamos medir el cumplimiento de un objetivo de este modo; “al final del proyecto el 100% de los habitantes de la comunidad disponen de un punto de agua potable a menos de 150 metros de su vivienda”. Sin embargo, un indicador cualitativo puede medir dicho cumplimiento de una manera más profunda; “al finalizar el proyecto al menos el 80% de las personas de la comunidad, con un porcentaje obtenido en base a una muestra mínima de 200 personas, consideran que el punto de agua al que tienen acceso responde a sus necesidades en abastecimiento de agua potable”.

Limites a la evaluación basada en indicadores…

  • Tienden a simplificar las relaciones a un modelo causa-efecto simple cuando los cambios son siempre multifactoriales.
  • Existe un riesgo de « efecto marketing » de cara a los donantes; siempre va a existir una tendencia a querer maximizar el éxito de los proyectos, ocultando o camuflando los aspectos menos positivos o abiertamente negativos. Este « efecto marketing » hará un flaco favor al proyecto y a las futuras intervenciones porque limitará el análisis de los errores, fundamental a la hora de mejorar nuestro trabajo y la acción a largo plazo.
  • El énfasis habitual en los indicadores cuantitativos, más fáciles de medir, tiende a simplificar los elementos sociales de un proyecto, complejos por naturaleza, y frente a los cuales siempre tenderemos a medir aquellos aspectos que nos resulten más « beneficiosos », sin tener forzosamente una visión global o a largo plazo.

En resumen, desde luego es importante definir indicadores de manera correcta y sobre todo útil (esperamos que este artículo resulte de utilidad para ello), pero desde luego no podemos limitarnos a “vivir de indicadores”. ¿No ?

Este artículo se publicó inicialmente con ligeras modificaciones en el blog de Well Grounded.

No Comments

Post a Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies